CIENCIA

21 vacunas contra COVID-19 se analizan en todo el mundo: OMS

La carrera por encontrar la vacuna para el COVID-19 suma 21 ensayos en todo el mundo.

A 12 de julio del 2020 / Con información de UNO TV

Vacuna contra COVID-19, esa es la meta de la comunidad investigadora y científica de todo el mundo; la búsqueda de un antídoto contra el virus que ha dejado cifras lamentables desde su aparición en diciembre de 2019 en China, es vertiginosa y además está marcada obstáculos, desafíos financieros, expectativas frustradas y problemas de seguridad.

A continuación, te decimos todo lo que se sabe de los esfuerzos por encontrar una vacuna contra el COVID-19.

¿Cuántas vacunas candidatas hay contra el COVID-19 hasta el momento?

En su última comunicación al respecto, el 6 de julio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuenta 21 vacunas candidatas que se están evaluando en ensayos clínicos con seres humanos en todo el mundo (frente a 11 a mediados de junio).

Un tercio de estas pruebas se realiza en China. Este país, donde brotó el SARS-CoV-2, virus responsable de la pandemia, quiere ser el primero en ofrecer una vacuna y no duda en multiplicar sus investigaciones.

La mayoría de los ensayos están en fase 1, es decir, cuando se evalúa la seguridad del producto, o en fase 2, cuando se empieza a analizar su eficacia.

Dos de los estudios están en una fase más avanzada, la 3, donde se mide la eficacia a gran escala. Son el proyecto europeo de la Universidad de Oxford, en cooperación con la firma AstraZeneca, y el proyecto chino del laboratorio Sinovac.

En este último, el gobierno del estado de Sao Paulo comenzará a probar el 20 de julio la vacuna del laboratorio chino Sinovac en 9 mil voluntarios.

Además de los ensayos que ya se han iniciado, la OMS cuenta 139 proyectos de vacunas candidatas que están en fase preclínica.

¿Qué técnicas se utilizan?

Algunos equipos trabajan con vacunas clásicas, es decir, las inactivadas, que utilizan la versión muerta del germen que causa una enfermedad, o las llamadas ‘vivas‘, que usan una forma debilitada (o atenuada) del germen que causa una dolencia.

También existen las vacunas de subunidades, que utilizan partes específicas del germen, como su proteína, para ofrecer una respuesta inmunitaria.

Las hay también que utilizan otros virus como soporte, lo transforman y lo usan para combatir el que provoca el COVID-19. Y por último, se exploran otros métodos nuevos muy prometedores, que usan ADN o ARN, las moléculas portadoras de instrucciones genéticas, para fabricar una vacuna.

¿Cuáles son los resultados hasta el momento?

Por ahora, solo hay resultados parciales publicados, algunos de ellos considerados “alentadores” por los laboratorios.

Pero la prudencia debe imperar, subraya el experto en inmunología francés Jean-François Delfraissy. Por ejemplo, “una inyección que se aplica en 30 personas no puede considerarse un resultado

Los comunicados de los laboratorios se destinan al gran público pero también están impregnados de intereses financieros. Las empresas quieren mostrar que los procesos avanzan, pero lo que cuentan son los resultados pero por ahora no los hay.

¿Problemas de seguridad?

“Para autorizar una vacuna contra la covid-19 los ensayos clínicos tendrán que dar pruebas suficientes sobre su seguridad, eficacia y calidad”,

Advirtió la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

E ir demasiado rápido “puede generar problemas” en materia de seguridad, según Daniel Floret, quien subraya que “uno de los puntos clave es suministrar la prueba de que la vacuna no puede exacerbar la enfermedad“, es decir, agravar el cuadro médico de las  personas vacunadas, el escenario totalmente opuesto a lo que se persigue.

Ya ocurrió en el pasado con los monos, “cuando se estaban probando vacunas contra el MERS-CoV y el SRAS”, otros dos coronavirus.

En el hombre, este fenómeno de agravamiento de la dolencia se vio en los años 60 con vacunas contra el sarampión, que fueron retiradas, y la bronquiolitis del recién nacido, dice el experto.

¿Cuándo llegará la vacuna?

La EMA estima que habrá que esperar “al menos hasta principios de 2021 para que una vacuna contra la covid-19 esté lista para ser aprobada y disponible en cantidades suficientes” para su uso mundial.

Los más optimistas afirman que tal vez podría ocurrir un poco antes, para el otoño europeo.

“No estoy seguro de que sea muy realista afirmar esto. Hay que moderar el entusiasmo […] si lo logramos en el primer trimestre del 2021 ya será un gran logro, porque estos procesos llevan normalmente varios años”, agregó el científico.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR