OPINIÓN

BUENOS DÍAS…

Un día empecé a hacer lo que tenía GANAS; así, casi sin experiencia en el tema, comencé a DARME PERMISO. Dejé de poner excusas, dejé de dilatar, dejé las negaciones, dejé de esperar. Dije lo que pensaba y sentía, no quise seguir sintiéndome hipócrita por agradar a todo el mundo, ni para que los demás se sientan bien, a pesar mío; dejé de esperar aprobación. Solté mis necesidades y Mi Deseo reapareció mas claro. Le dí al tiempo un descanso y las urgencias se diluyeron. Cancelé compromisos “impostergables” y paradójicamente me alcanzó el día, me relajé, respiré aire y sol, caminé bajo la lluvia. Volví a mi casa. Se parece bastante a lo que muchos consideran “LA FELICIDAD”. Dije que NO, cuando era no… Y me pregunté a Mi Mismo: Por Qué No? Qué me lo impide? Quién me lo niega? Volví, era extranjero, extraño, un expatriado… Ajeno y confuso. Sembrando Amor.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR