GUERRERO

CDHEG, presente en programa de Conferencias sobre Prevención de la Violencia y Atención a Mujeres, Niñas y Niños

Chilpancingo, Gro. / Baldemar Gómez / NOTYMAS

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), que preside Ramón Navarrete Magdaleno, participó en el programa de conferencias sobre Prevención de la Violencia y Atención a Mujeres, Niñas y Niños, implementado por el DIF Guerrero, SIPINNA Estatal y UNICEF.

El objetivo de la capacitación es brindar orientaciones reflexivas y prácticas para el cuidado emocional individual, relacional e institucional, para así fortalecer la labor del personal de las instituciones en favor de la protección e inclusión social de mujeres, niñas y niños.

Miguel Ángel Camacho Campos, Titular de la Unidad de Niñas, Niños y Adolescentes de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), que preside Ramón Navarrete Magdaleno, participó en el programa de conferencias sobre Prevención de la Violencia y Atención a Mujeres, Niñas y Niños, implementado por el DIF Guerrero, SIPINNA Estatal y UNICEF.

El DIF Guerrero, UNICEF y SIPINNA Estatal, esta última es una organización especialmente creada por el gobierno de Guerrero, en coordinación con el Gobierno federal, para asegurar una adecuada protección de los derechos de los niñas, niños y adolescentes; implementaron dicha capacitación dirigida a personal del DIF Guerrero y Procuradurías de Protección, misma que se transmitió en la página del DIF Guerrero y SIPINNA Guerrero por Facebook.

Aurore Brossault, Consultora de UNICEF, es especialista en salud mental y apoyo psicosocial, es quien proporcionó las herramientas para el autocuidado del personal del DIF y Procuradurías de Proteccion para prevenir la violencia y atención a mujeres, niñas y niños.

Mencionó que el autocuidado emocional es un proceso integral que debe buscar un balance entre las distintas dimensiones de nuestra vida. Explicó que para lograr dicho equilibro, debemos estar en conexión con nosotros mismos, observarnos y reflexionar sobre la forma en que la actividad laboral que ejercemos afecta o no nuestro bienestar, para así tomar acciones de autocuidado.

 Mencionó; “Prestar atención a nuestras emociones es una competencia necesaria que implica el reconocimiento de los riesgos presentes en el contexto de trabajo, la disposición por comprender las necesidades de desarrollo propias y de los demás, y la actuación para promover el bienestar integral de su red social. Por ello, el cuidado emocional requiere de relaciones de confianza y diálogo permanente entre los diferentes miembros del equipo para ser capaces de reflexionar sobre cómo estamos viviendo y sintiendo en nuestro día a día”.

Señaló que una condición fundamental para todas las personas que realizan acompañamientos en contextos sociales de alta vulnerabilidad, es reconocer nuestra humanidad, vulnerabilidad y necesidades, y las de los demás compañeros de equipo, y saber que estas deben ser satisfechas para mejorar la calidad de la ayuda a los otros.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR