OPINIÓN

DESPUÉS DE MARZO DEL 2020

Hemos transitado entre la incredulidad, el asombro, la angustia, el miedo, la desgracia y el dolor.

A 24 de julio del 2020 / Por Cuauhtémoc Gil Ortiz Mejía

Se cumplieron cuatro meses desde que se anunció que en México se implementaría la cuarentena por la presencia del Virus Covid 19. e

El 27 de febrero se habría confirmado el primer caso positivo de coronavirus en nuestro país.

Se anunció por parte del gobierno federal a través de la Secretaría de Educación pública que las vacaciones iniciarían el viernes 20 de marzo hasta el 20 de abril del 2020. Todo esto con la finalidad de disminuir la cadena de contagios y de enfermos en nuestro país.

Para los que son ajenos a la medicina esto se podría interpretar como unas vacaciones largas, pero para los que estamos en el ramo médico generaba un sin número de preguntas, además de no calcular o imaginar si sería esta pandemia como en otros países.

Escuchar que en China, en Italia y España, se enfermaban las personas y mucha gente fallecía se veía lejano, se veía de otro mundo, de otro continente.

Pero no tardó mucho para que en los primeros días del mes abril aparecieran muchos pacientes con esta enfermedad y empezáramos a saber de que algunos enfermos o conocidos se encontraban graves y otros desafortunadamente habían fallecido.

Pero aun así muchos sentían y decían que a ellos no les pasaría.

Se escucharon muchos rumores, mitos sobre esta enfermedad y aun con todo lo que ya se sabe, parece increíble que después de 4 meses haya personas que dicen que no existe el Covid 19.

Hace unos días se rompió el récord de confirmación de más contagios en un día en nuestro país.

Mi pregunta es: con todo lo que ha ocurrido en los últimos cuatro meses, para los que ya lo vivieron, pareciera una pesadilla que aun no lo creen o no lo creemos, como si en la casa de cada uno de nosotros se hubiera metido un huracán y de la nada cambió todo el orden de nuestras vidas.

En unos hogares dejó dolor, dolor por un ser querido, por un familiar que hasta entonces estaba sano y que ya no está.

Por un familiar que salvó la enfermedad pero que dejó secuelas, cambió su vida y la de toda su familia. Y que si no hacemos lo necesario nosotros mismos seguiremos escuchando y sabiendo de historias de dolor por esta enfermedad.

Si no queremos tener una experiencia como la que sufrió algún conocido o vecino, no creas que la enfermedad está lejos o que ya pasó. No, no es así, aun falta mucho.

Depende de nosotros disminuir la desgracia y el dolor en las familias o en tu familia.

Solo te sugiero y te invito a ser conciente de tomar y extremar las medidas de precaución. En estos Momentos es más importante la prudencia que la prisa, la conciencia que la distracción o la confianza, o el pensar a mí no me va a pasar.

El virus es muy contagioso y no hace distinción.
No le importa tu edad, no le importa si eres sano o no, si eres hombre o mujer.

Por eso respeta la distancia, te recomiendo dos metros entre persona y persona.

Usa cubrebocas cuando salgas a la calle y úsalo bien, que tape nariz y boca.

Lava tus manos con agua y jabón durante 20 segundos, no menos de cada 2 horas.

No asistas a lugares con mucha gente; ventila tu casa, tu cuarto, tu oficina; si tienes que trabajar como la mayoría usa el cubrebocas, respeta la distancia y trae contigo toallitas para limpiar tus manos y tus objetos personales.

Desinfecta todo lo que ingreses a tu casa por el bien de todos los que la habitan.

Cuida a tus familiares no importa su edad; si tienen alguna enfermedad ellos se pueden complicar con más facilidad y puede ser grave.

Utiliza en la entrada de tu casa desinfectante, pon un recipiente con agua y cloro diluido (10 ml por litro de agua), y antes de ingresar a tu casa pisa con tu calzado el recipiente con agua y cloro.

Si quieres romper con la cadena de contagio y ayudar a evitar más dolor, no olvides las recomendaciones. No lo minimices.

Siempre alerta.
Extrema precauciones.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR