TECNOLOGÍA

Huawei P40 Pro+, lo hemos probado: más cámaras y más zoom en el mismo empaque

A 13 de julio del 2020 / Análisis por Rodrigo Garrido de Xataka México

Siguiendo la línea de lanzamientos atípicos (con unos modelos llegando primero y otros que jamás aterrizan), Huawei anunció la llegada del P40 Pro+ a México, modelo que pese a traer cambios imperceptibles en diseño comparándolo con el P40 Pro, sí los trae en el apartado fotográfico, la carga y, sobre todo, el precio.

He tenido oportunidad de probarlo en los últimos días, y como digo, las diferencias de diseño respecto a su hermano menor son difíciles de notar. Y es que todos los elementos físicos están en la misma posición. Idénticos.

Diseño y pantalla conocidos

Comenzando con el diseño general, el módulo fotográfico rectangular enorme en la parte trasera sigue siendo el mayor identificador de este P40 Pro+. Sobresaliendo de forma notable de la tapa trasera y con el mismo nombre de LEICA impreso.

Si vemos a detalle, este módulo tiene algunas diferencias: la sección del zoom óptico periscopio es más grande, el flash tiene una nueva posición y hay un sensor fotográfico adicional. Pero, en realidad, la esencia del módulo, y cómo está integrado en el diseño, es prácticamente igual. Lo mismo se aplica para el nombre de la compañía, impreso en vertical para invitar al usuario a usar el teléfono en horizontal como si de una cámara compacta se tratase.

Pese a que a la mirada son iguales, hay claras diferencias entre el P40 Pro y el P40 Pro+ al tomar el mayor con la mano. Ahora tenemos una trasera de cerámica, que transmite una mayor sensación de robustez y de acabado premium. Tuve la misma sensación con el marco que rodea al teléfono, que también es de cerámica.

Desgraciadamente este acabado tiene un pecado: es un imán de huellas dactilares.

Al usar cerámica como material de fabricación, es de esperar un aumento de peso. Es tan solo 17 gramos más pesado que el P40 Pro, pero definitivamente se nota al primer contacto. Como dato adicional, pesa lo mismo que un iPhone 11 Pro Max, pero 23 gramos más que un Motorola Edge+. Por si les sirve de referencia.

El frontal mantiene las líneas de diseño de la serie P40: con aprovechamiento del 91.6%, un enorme agujero que alberga cámara y sensores para el reconocimiento facial, y curvas por todos lados. Este apartado se alinea con lo que ofrecen la mayoría de teléfonos de gama alta: un diseño que llama la atención y que proporciona la sensación de estar frente un producto premium.

En cuanto tamaño, calidad y resolución, se mantiene igual que su hermano. El panel es OLED de 6.58 pulgadas, con resolución de 1200 x 2640 píxeles y compatible con HDR10. Pero lo más atractivo es la tasa de refresco de 90 Hz.

Sé que 90 Hz están lejos de lo que ofrecen otros fabricantes, Samsung por ejemplo, pero sabiendo que con esa frecuencia la autonomía puede ser de hasta dos días (lo logré en mis prueba), nos queda muy claro que hay una gran optimización por parte del fabricante.

Y es que voy a ser justo, aunque la autonomía hubiera sido peor, se compensa con el excelente apartado de carga rápida. Con el cargador de 40W incluido en la caja la batería almacena más del 70% de su capacidad en unos 30 minutos. En una hora con 10 minutos, se llena al 100%.

También hay nueva carga inalámbrica, y de hecho esa es una de las principales novedades de este modelo específico: 40W sin necesidad de cables. La cifra sin duda sorprende, pero para aprovecharla se debe tener un cargador que ofrezca tal potencia, y es uno que exclusivamente vende Huawei. De momento no sé si se venderá en México, y tampoco su precio.

Cámara: zoom 10x óptico y hasta 100x digital

Más allá del sistema de carga, la que para mi es la diferencia más notable del Huawei P40 Pro+ es su cámara. Tenemos un arreglo fotográfico igual y distinto a la vez, resumiendo:

  • Un sensor principal gran angular de 50 megapixeles, con apertura f/1.9, 1/1.28″ de tamaño y estabilizado.
  • Un sensor ultra gran angular de 40 megapixeles, con apertura f/1.8 y 1/1.54″ de tamaño.
  • Un sensor telefoto de 8 megapixeles, con apertura f/2.4 y estabilizado.
  • Un sensor telefoto periscopio de 8 megapixeles, con apertura f/4.5 y estabilizado.
  • También hay un sensor ToF para ayudar a capturar información de profundidad.

Como se imaginan, tenemos diferentes distancias focales, iniciamos de 18mm, 23mm, 80mm y llegamos hasta los 240mm. Esta última es sin duda la joya de todo el arreglo, pues permite hacer acercamientos de hasta 10x de forma óptica.

Esos 10 aumentos ya los logramos con el P40 Pro, pero es de manera híbrida, haciendo uso del periscopio de 125mm (5x) y de fotografía computacional. En el P40 Pro+ la historia es distinta.

El sistema de periscopio no solo se basa en un prisma, sino en un arreglo de ellos para aumentar más la distancia focal sin comprometer el grosor del teléfono. El render que dejo a continuación ejemplifica de forma correcta el interior de este módulo:

Pasando a los resultados, en general la cámara es muy similar a la que encontramos en su hermano, el P40 Pro, y también en línea a la gama alta actual.

Buena reproducción de color, fiel a la realidad y sin exagerar las tonalidades. También me gusta la reducción de ruido: comparándolo con el iPhone 11 Pro Max hay secciones de la foto que están menos definidas en el P40 Pro+, pero se compensa cuando agrandemos la imagen y notamos que el ruido es mucho menor. Su rango dinámico también está a la altura de un flagship, resuelve bien cualquier escena, tenga luces y sombras por igual.

Pero más allá de la cámara principal, que al final ya intuía que sería igual a la del P40 Pro, me interesaba conocer qué tal los resultados de ese zoom óptico 10X, y… tuve sentimientos encontrados.

Es claro que usando zoom óptico vamos a tener más definición en los objetos, eso viene implícito como mejora del teléfono, mi problema es que será difícil encontrar esa mayor definición que usando zoom híbrido. Con buena iluminación el sistema de zoom 10x del P40 Pro es casi idéntico al de su hermano mayor.

ZOOM 1X

ZOOM 10X

Me sorprendió lo bien estabilizadas que salen las fotos al usar este telefoto periscopio. No solo se trata de estabilización óptica (donde los mismos prismas compensan el movimiento), sino también de estabilización que hace uso de software (EIS).

En cuanto a tono, exposición y rango dinámico, hay claras diferencias. Esto no solo debido a que se usa un sensor diferente, sino también porque el P40 Pro+ tiene una apertura f/4.5, dejando entrar mucha menos luz.

Por cierto, con el uso de este nuevo zoom 10x ahora podemos hacer acercamientos digitales de hasta 100x. Una capacidad impresionante, pero con resultados que si bien sirven para presumirlo una u otra vez, no terminan siendo útiles en el día a día.

Hardware y software: sí y no

En los días que usé el P40 Pro+ no encontré ningún problema con su hardware. Es rápido y no se compromete con ningún juego ni app. Al Kirin 990 le hacen compañía 8 GB de memoria RAM y, para esta versión, 512 GB de almacenamiento que se pueden ampliar, pero con las tarjetas de memoria propietarias de Huawei.

Me gusta mucho su apartado biométrico. Su sensor de huellas en pantalla es rápido, y su sistema de reconocimiento facial es preciso, además funciona en la mayoría de situaciones: luz, oscuridad, contra luz, etcétera. Cabe aclarar que cuenta con todo un conjunto de hardware para realizar mapas 3D del rosto, no solo hace uso de la cámara frontal.

La mayor debilidad del P4 Pro+ está en su software. Huawei sigue en busca de un hueco como tercer gran ecosistema de apps con sus Huawei Mobile Services, pero aún está lejos de ser suficiente para convencer a la mayoría de usuarios.

La empresa sigue luchando con solucionar carencias, sumando nuevas apps cada semana, dando a los usuarios herramientas para descargar los APK desde sitios alternativos y sugiriéndoles que usen versiones web de, por ejemplo, YouTube. Pero, el camino que tendrán que recorrer aún es largo y nada, nada sencillo.

Una novedad que encontré en el P40 Pro+ es Petal Search, una app que viene preinstalada en el equipo y se integra como un widget en la pantalla principal. Su función es la de servir como motor de búsqueda de apps: tecleamos el nombre de la app y nos devolverá una lista de opciones para obtenerla, la cual incluye la App Gallery, pero también repositorios de APKs y hasta los sitios oficiales de descarga. Las apps que no puedan ejecutarse en el equipo (las que dependen de las GApps) aparecerán como accesos directos de su versión web.

Me gusta mucho el sistema de búsqueda, lo malo es que encontré algunos errores al instalar apps. Por ejemplo, Slack (la app que usamos para comunicación interna el staff) la descargó de Apptoide, pero nunca se pudo instalar. Otra cosa que noté es que si optamos por un APK, llegaremos a sitios inundados de banners, lo cual dificultará la descarga a personas que no estén familiarizadas con este tipo de sitios.

¿Se puede vivir sin tener los servicios de Google? Claro, no es imposible. ¿Resulta divertido buscar APKs en sitios externos de ciertas apps, visitar YouTube o Google Drive desde web, o luchar con las notificaciones de correo de Google al instalar un cliente externo? No, para nada.

Está la opción de instalar los servicios de Google por medio de métodos extraoficiales, pero definitivamente no lo recomiendo en ningun caso.

La competencia está en casa

El Huawei P40 Pro+ es la última pieza para completar la familia P40-Series en México, nos llevamos un diseño realmente premium, batería y pantallas competentes con la gama alta actual, hardware capaz para cualquier situación y una cámara que prácticamente ofrece todas las posibles opciones que puede integrar un smartphone.

Es un teléfono completo, pero tan completo que Huawei tuvo que subir su precio hasta los 29,999 pesos para que le compensara. Y sí, es un precio elevado, pero más allá de qué tan caro es, creo que el mayor problema está en la competencia que tiene dentro de casa: las diferencias con el P40 Pro han sido casi imperceptibles en mi experiencia, haciendo que sea difícil justificar esos 5,000 pesos adicionales del modelo plus.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR