PORTADA

HUERTA “ANAHATLÁN” Y SU INAGOTABLE PRODUCCIÓN DE MANGO

Da hasta nueve variedades del rico fruto

Irma, su esposo, y la siguiente generación

Por Julio Palacios Márquez

A lo largo de los años, Iguala se ha distinguido por ser gran productora de mango, gracias a sus huertas que confluyen con la laguna de Tuxpan, manantial inagotable de agua que hidrata hectáreas de tierra alrededor.

Desde mediados de abril, estas huertas empiezan a dar el delicioso y jugoso fruto, que alcanza hasta tres meses de cosecha con el llamado “mango tardío”, identificando a dos tipos de este, el “kent” y el “Keith”.

Se trata del popular mango petacón y sus distintas variedades que llegan a pesar casi un kilo.

El fruto recién cortado

Irma Gabriela Cortines Encarnación, propietaria de la huerta “Anahatlán”, es la encargada de darle seguimiento a una tradición que viene desde sus bisabuelos. 

Este oasis manguero era un terreno por los rumbos de Tuxpan que pertenecía a su bisabuela la señora María Pérez, quien se casó con el español, don Enrique Cortines.

Su hijo, don Enrique Cortines Pérez, vio que esa tierra era próspera y con abundante agua y entonces optó por plantar mangos allá por la década de los 60´s. 

Fue tal su éxito que llegó a posicionarse como uno de los principales productores en el estado de Guerrero y posicionando también a la región norte como la primer productora.

Calidad a la vista

Huerta “Anahatlán”, o “huerta de los Cortines”, como le dice la gente, da nueve variedades de mango: el “haden” es el que se conoce como “petacón”; el “irving”, “kent”, “keith”, “criollo”, “oro”, “sinaloa”, “ataulfo” y “machete”. 

El fruto requiere de muchos cuidados para evitar que se pique con la lluvia en esta temporada.

“Por eso –nos explica Irma Gabriela- usamos biotecnología con un producto orgánico que es en realidad una bacteria benéfica que mata y disminuye la población de mosca de la fruta”.

Irma es apoyada en la huerta por su esposo, HKan Zol Koatl, con quien han iniciado otros proyectos con valor agregado como mermeladas y mango deshidratado, aparte de otro que está en puerta

Y abunda:

“Aquí hemos usado muchos productos para proteger el fruto pero este de ahora, es el más efectivo y no daña la salud de nuestros árboles ni la nuestra. 

“La gente debe de tener mucho cuidado en lo que consume en esta temporada de lluvias cuando compre mango, porque muchos para que no se pique lo llenan de productos venenosos como el malateon, entre otros”.

Conocida ampliamente entre la sociedad igualteca por ser una joven madre, emprendedora desde sus años mozos, Irma Gabriela, “Mimis”, para sus amigos, dedica buena parte del día a supervisar la cosecha, el empaque y la distribución del mango, “aquí crecí viendo a mi abuelo en la producción y después a mis papás”.

Listo para su venta

“Cuidamos que nuestro fruto que sale de la huerta, esté bien seleccionado, que no se pase alguno que esté golpeado o maltratado. 

“Nuestra gente sabe que la selección del mango tiene que ser muy minuciosa para que se siga confiando en nosotros”, nos dice.

Los conocedores del fruto, aunque paguen más, pero compran el “descoronado” por caja.

Ese mango es el que está en la punta del árbol con el sol de lleno y dicen que tiene un sabor incomparable. Para cortarlo, las personas especializadas tienen que subir exactamente a la parte superior del árbol para ir cortando uno por uno, lo que llaman “descoronar”.

Para disfrutar de estas delicias, puedes acudir al local que se ubica en la central de abastos y también en la entrada del estacionamiento del mercado municipal “Adrián Castrejón”. 

Otro método que les ha dado mucho resultado es el envío por caja a domicilio sin ningún costo alguno dentro de la periferia de la ciudad.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR