MUNDO

Isabel II celebra su cumpleaños sin multitudes y con discreto desfile

Como establecen las medidas para contener el coronavirus, el desfile militar para Isabel II cumplió con la distancia social de dos metros entre cada soldado

La Reina Isabel II durante la celebración – Foto: AP

La reina Isabel II, de 94 años, apareció este sábado en público con motivo de su cumpleaños oficial, pero esta vez en el castillo de Windsor, en lugar de Londres, con menos pompa y sin multitud, debido a la pandemia de Covid-19.

Todos los años en un sábado de junio, la soberana festeja por todo lo alto su cumpleaños, en lo que se llama “Trooping the Colour”, una colorida ceremonia que tiene lugar en la avenida The Mall, en Londres, y en la que participan miembros de la guardia real y se ve a la familia real en el balcón del palacio de Buckingham.

¿Cómo cambió la celebración a Isabel II en 2020?

La crisis por el coronavirus, que condenó a Isabel II a permanecer aislada en Windsor debido a su avanzada edad, ha obligado a este cambio de planes, aunque una banda militar y los guardias galeses hicieron el desfile en el cuadrilátero del castillo.

Con precisión militar, la soberana salió al cuadrilátero a las 10:00 (hora local) cuando una banda militar tocó el himno nacional -Dios Salve a la Reina- antes de que ella ocupara su asiento en una improvisada tienda de campaña blanca adornada con flores.

La reina Isabel II de Gran Bretaña asiste a una ceremonia para celebrar su cumpleaños oficial en el Castillo de Windsor en Windsor, Inglaterra, el sábado 13 de junio de 2020. / Foto: AP

Desde allí, la reina, que llevaba un abrigo verde pálido, pamela a tono, su collar de perlas de varias vueltas y un bolso negro, siguió atenta -en una jornada ligeramente soleada- el desfile de los guardias galeses, con sus uniformes rojos y altos sombreros negros.

A diferencia de la ceremonia de Londres, los familiares más cercanos de Isabel II estuvieron ausentes este año y también se suspendió el tradicional vuelo rasante de aviones de la Real Fuerza Aérea británica (RAF) mientras dibujan una estela con los colores de la bandera del Reino Unido: blanca, azul y roja.

LA CEREMONIA SUFRIÓ INTERRUPCIONES EN EL PASADO

Esta es la segunda vez durante los 68 años del reinado de Isabel II, que el desfile militar no puede hacerse en Londres. La anterior fue en 1955 con motivo de una huelga nacional de trenes.

Esta es también la primera vez desde 1895, durante el reinado de Victoria, que un monarca celebra su cumpleaños fuera de Londres.

La reina cumplió años el pasado abril, pero en 1748 se dispuso que los reyes celebrasen su día especial un sábado de junio dado que el tiempo está mejor y hay menos posibilidades de lluvia.

Isabel II SE AISLÓ EN WINDSOR CON EL DUQUE DE EDIMBURGO

El pasado marzo, la reina se trasladó del palacio de Buckingham a Windsor para cumplir el confinamiento, mientras que su marido, el duque de Edimburgo, de 99 años, fue llevado de su residencia de descanso en Sandringham (oeste de Inglaterra) a Windsor.

Los dos fueron fotografiados juntos hace unos días en Windsor con motivo del cumpleaños del duque, quien ya está retirado de la vida pública y solo es visto ocasionalmente en eventos familiares.

Durante el confinamiento, la jefa de Estado estuvo con un reducido personal y mantuvo en forma telefónica sus contactos semanales con el primer ministro británico, Boris Johnson.

Desde el aislamiento, Isabel II pronunció dos importantes discursos al país. El primero el pasado abril para dar apoyo a la población con motivo de la propagación del coronavirus, a la que prometió: “nos volveremos a ver”, y el segundo en mayo al recordarse el 75 aniversario del Día de la Victoria (VE Day, en el ámbito anglosajón) aliada ante la Alemania nazi al término de la Segunda Guerra Mundial.

LA AUSENCIA DE LA FAMILIA REAL

Los familiares más cercanos estuvieron hoy ausentes a fin de evitar un posible contagio de la COVID-19.

El hijo mayor de Isabel II y heredero al trono, el príncipe Carlos, que es coronel de los guardias galeses, debió aislarse el pasado marzo en su residencia de Birkhall, en Escocia, tras dar positivo en COVID-19, aunque sus síntomas fueron leves y su mujer, Camila, duquesa de Cornualles, dio negativo al virus.

PUBLIMETRO

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR