OPINIÓN

LA FALLIDA TOMA DE IGUALA EN 1860 POR PARTE DEL GRAL. JOSÉ MARÍA ARTEAGA MAGALLANES

A 27 de agosto del 2020

En los inicios de 1860 las fuerzas conservadoras ocupaban los distritos de Mina, Aldama e Hidalgo del Estado de Guerrero. Una importante ofensiva militar del gobierno liberal juarista permitió liberar las ciudades de Cutzamala y Teloloapan en los dos primeros distritos y solo quedaba por recuperar a Iguala del de Hidalgo, que estaba ocupada por los generales Juan Vicario y José Ignacio Gutiérrez.

Rúbrica de Juan Vicario y sello oficial de la brigada a su mando.
Archivo Histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional. Exp. 4354, f. 2.

Para recuperar a Iguala se conformó un contingente de fuerzas liberales encabezadas por los generales: Diego Álvarez Benítez, José María Cayetano Arteaga Magallanes y Juan B. Berdeja. Estas fuerzas se ubicaron en la cercana población de Cocula, para planear desde ahí el ataque a Iguala.

Rúbrica de José María Arteaga.

Vicario al enterarse de la presencia de estas fuerzas opositoras decidió confrontarlos en Cocula y encomendó al general Gutiérrez encabezar la ofensiva. El enfrentamiento se dio el miércoles 1 de agosto de 1960 en las cercanías de Cocula, en una loma llamada Llano de Brasil, dando como resultando la derrota de los liberales. De esta acción cada bando emitió su informe. Por la parte liberal le correspondió al general Arteaga reportar el revés al general Juan Álvarez, con fecha del día 12 de dicho mes.

Por el lado de los vencedores, el general Gutiérrez informó a sus superiores el triunfo a los dos días del combate, asegurando que les quitó cañones, fusiles, municiones y banderas, además de causar más de 800 bajas a sus contrincantes.

Rúbrica de José Ignacio Gutiérrez y membrete oficial de la brigada a su mando.
Archivo Histórico de la Secretaría de la Defensa Nacional. Exp. 4318, f. 25 y 29.

Después de esta dolorosa derrota, el general Arteaga continuó apoyando la causa republicana y lamentablemente durante la guerra contra el Segundo Imperio es apresado el 13 de octubre 1865 junto con el general Carlos Salazar Ruiz y otros tres oficiales.

Todos ellos fueron condenados a muerte con base a un decreto emitido diez días antes de su captura por parte del emperador Maximiliano. Su fusilamiento fue en Uruapan el sábado 21 de dicho mes y año. Por este trágico suceso se les reconoce como “Los mártires de Uruapan”.

En Iguala existen dos calles que llevan solo el apellido paterno de estos dos personajes y se les nombra como: de Arteaga y de Salazar, las cuales son contiguas y cruzan la ciudad de oriente a poniente, a la altura de la colonia 20 de noviembre. Sería importante que las autoridades colocaran el nombre completo a la nomenclatura de dichas calles para honrar de manera correcta a quienes sacrificaron su vida en apoyo al triunfo de la República.

Central de Autobuses de Iguala “Epifanio Rodríguez”, inaugurada en septiembre de 1977 y ubicada en la calle de Salazar No. 1, frente al Mercado Municipal “General Adrián Castrejón”.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR