OPINIÓN PORTADA

LOS CAMBIOS QUE PROVOCARÁ EL COVID-19

A 18 de agosto del 2020

“La única protesta que se me permite es con mis pies y escojo irme”

Kenneth Karger

El Instituto de Salud Mental y especialistas en la materia señalan que esta enfermedad, denominada Covid19 provocará muchos cambios en la vida y la sociedad en el futuro cercano. Se opina que cuando salgan del aislamiento, quienes si han resistido encerrados, muchos lo harán con la conciencia de que su salud y bienestar no son un dato inequívoco, sino algo que se debe cuidar y luchar para mantener la sanidad.

El buen entendedor sabrá que hay conductas de riesgo que se deben evitar, que habrá sitios y eventos menos aconsejables como asistir a salas de cine pese a que se nos diga que están totalmente desinfectados y se guarda la sana distancia, sus equipos de inyección de aire acondicionado no contempla extractores para cambiar el aire del reciento; a eventos multitudinarios, sobre todo en espacios cerrados; los empresarios tendrán que inventar nuevas formas de presentar para asistir al teatro, que ha sido una forma eficaz y necesaria para provocar reflexión o catarsis, y comprobar que la vida tiene un punto de inflexión fundamental en la complicidad entre el espectador y el escenario, donde se recrea la vida sin tapujos para quien se deje tocar por su magia.

En el ámbito individual debemos realizar una transformación vital de hábitos y costumbres, formas de alimentación, ejercicio, descanso y aprovechamiento del ocio y el entorno, que de tener un cuerpo razonablemente sano depende la sobrevivencia y la posibilidad de vencer amenazas inéditas.

La relación de la sociedad y gobiernos, individuos y empresas con la naturaleza debe cambiar totalmente: No puede ser una proveedora ilimitada de recursos para un desarrollo económico e industrial desigual; el entorno natural debe ser un medio al que respetamos, que nos acoge y posibilita, y con el que establecemos una relación armoniosa, de uso sustentable que afirme simultáneamente su existencia, la de la naturaleza, madre acogedora, y la de las personas que somos en ella, nunca contra ella.

Probablemente la transformación más urgente y compleja se refiere a la estructura económica, debido a que la corriente económica del libre mercado, es un sistema que ha formado, con mayor percepción a lo largo de las últimas décadas, sociedades estratificadas y polarizadas en extremo.

Esta economía cruelmente desigual que ha propiciado la formación de fortunas enormes, y el crecimiento constante de una mayoría cada vez más decaída y sin esperanza; además tiende a explotar sin medida los recursos naturales comunes, tornándolos inútiles o destruyéndolos sin remedio para producir un valor que se apropia de forma privada, contra el interés común, y aprovechando la fuerza de trabajo de millones que no reciben una porción equitativa del fruto de su labor.

Y si algo nos a enseñado esta pandemia es que se propaga por el contacto humano directo, no hace distinción de clases o estatus, pero que son las mayorías carentes de recursos para defenderse, o aislarse, quienes más sufren y son más perjudicados. Son los que tienen que ganar cada día lo suficiente para comer el siguiente, los más indefensos. Y son ellos, también, quienes en su necesidad pueden ser portadores de un virus oportunista que se esparce entre transeúntes y multitudes, amenaza al conjunto, y se ceba entre los que tienen menos defensas que se originan en la pobreza galopante.

Y lo dramático es que precisamente por la paralización de buena parte de la economía, mexicana y global, quienes más sufren son los pobres, y en nuestro país tenemos dos terceras partes de la población en condición de carencia, o miseria extrema, y esos son los que sufren más los estragos del Covid ya que deben buscarse la vida cotidianamente, a pesar del riesgo de enfermar; además, son los que han estado moviendo los engranajes del comercio y servicios, que todos aprovechamos.

Cuando la pandemia aminore, se debe volver los ojos a ellos y atenderlos prioritariamente: La recuperación debe incluirlos no sólo como acto de justicia, también como prevención para el futuro.

Algo Más…

Quizás recuerden la canción de protesta de los años setenta “Te recuerdo Amanda” que decía que la vida es eterna en 5 minutos y en efecto es una eternidad, considerando que hoy en día, se destruyen reputaciones y personas en 30 segundos de Tik Tok o 40 palabras de Twitter. Ahí tenemos el caso del hijo menor de López Obrador que como cualquier niño es llevado a la playa, lo suben a la red de Twitter y lo atacan con crueldad. Esa es la actual conversación pública, lo que constituye un problema puesto que es la manera en que transcurren los debates a través de los cuales la comunidad construye una perspectiva de sí misma, lo que la hace gravemente comprometida. No hay manera de abordar realidades complejas a través de la retacería de mensajes fragmentados que hoy consumimos.

DXCVIII.- Los que nos gobiernan viven en un mundo de fantasía, por ejemplo, se favorecen los amigos con puesto que no estaban en el organigrama y con sueldos groseramente elevados, otros cobran dentro del mismo Ayuntamiento en dos puestos, para eso se construyó la unidad Covid, para apoyar a los cuadernos.

Los camiones chinos rentados a precios de dólar americano no de yuan chino siguen en el taller, así que no es falta de choferes, sino de refacciones.

El Coronavirus muestra el oportunismo político en Iguala.

Sabías que: Tomar una cucharada de miel o jugo de limón antes de ir a la cama te ayudará a tener un sueño más placentero y dormirte más rápido.

Hasta la vista.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR