OPINIÓN PORTADA

Responsabilidad de todos

José Antonio Lavín – Foto: Facebook

Por José Antonio Lavín

“El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos”

Schopenhauer

Desde enero los mexicanos sabíamos que nos infectaríamos del Coronavirus, a finales de febrero, el Gobierno Federal empezó sus campañas contra esa proteína que se convierte en virus.

Ya es muy tarde, advirtieron, pero muchos no hicimos caso, incluido el gobierno. La situación por el mundo era bastante grave, sólo esperábamos ver que llegara a nuestras ciudades, alguien seguramente la trajo y empezó el llamado gubernamental para actuar de forma responsable.

Es completamente seguro de que las personas que cargaban con el virus estuvieron conscientes de un posible contagio al estar fuera del país, mas sin embargo a su regreso, estos ambularon irresponsablemente donde grandes grupos de personas normalmente se concentran como los restaurantes, centros comerciales, iglesias, cine, escuelas, etcétera. Durante semanas, las redes sociales estuvieron repletas de información sobre lo que acontece por el mundo (entre ellos los memes). Conforme pasó el tiempo, la gente comprendió la gravedad del problema y empezó a preocuparse, aunque tarde, pero lo hizo.

Surge una pregunta: ¿Por qué somos tan incrédulos? Tuvimos el privilegio del tiempo, de hacer las cosas correctamente, pero tenemos una mala costumbre de pensar que ante cualquier situación podremos comprar, combatir y solucionar nuestro tiempo, un ejemplo claro es la impuntualidad, una distorsión social que nos fue heredada desde la conquista de los españoles, por lo que tristemente nos convierte en una sociedad irresponsablemente colectiva. Creo que hemos tenido suficiente tiempo para corregir nuestros malos hábitos ya que la conquista ocurrió hace mucho tiempo.

Considero que los gobernantes son los principales doctores para diagnosticar los problemas con los que crecimos, son ellos también, los que tienen la obligación de solucionarlos por medio de políticas públicas efectivas, de tal forma, que la ¨responsabilidad social¨ forme parte de la solución día con día, y con responsabilidad se refiere a reaccionar rápido, de forma positiva y colectiva ante un problema como el de COVID-19.
Sin pretensión médica o científica; sino por los contundentes hechos que asolan a la humanidad: si uno no es precavido y se expone, el contagio del coronavirus es inexorable.

No a todos los contagiados les produce el mismo estado de gravedad; pero, a un número considerable termina por matarlos. Por más esfuerzos y atención médica competente, la muerte por asfixia llega a ser inevitable.
Es cierto, la mayoría de los enfermos se alivian.

Porque hay organismos menos vulnerable y con sistemas inmunológicos más fuertes. Pero otros no lo resisten y requieren de atención hospitalaria especializada y muy bien equipada. Entonces, sus vidas penderán de hilos muy delgados.

Con objetividad y sin fatalismos, si la gente sigue saliendo a la calle sin cubrebocas, sin respetar la distancia mínima de metro y medio entre cada persona, y no se lavan las manos continuamente y a conciencia; el coronavirus puede entrar en cualquier organismo y lo que vaya a suceder después será de pronóstico incierto. Como en la ruleta rusa.

En contraparte: las carencias económicas, la pérdida del empleo, el cierre masivo de fuentes de trabajo causa un daño de proporciones mayúsculas. Ya se habla de recesión de la economía. Muchas personas no pueden seguir en cuarentena que en realidad ya se convirtió en centena.

Sin embargo, muchos que no tiene que salir, lo hacen. Muchos pudiéndose proteger, no lo hacen. Todos ellos agravan la situación por simples matemáticas: a mayor número de infectados graves, menor capacidad disponible de atención médica hospitalaria.

En tales circunstancias y sin dramatismo: la salud y la vida de cada uno es responsabilidad de TODOS.


Card image cap

RESTAURANT BAR “EL MACHI”

Nosotros te lo llevamos hasta la puerta de tu casa

Consulta nuestro menú AQUÍ

Pedidos:

TELS. 733-332-5577 y 733-116-2953


Algo Más…
Cuando Vicente Fox resultó electo Presidente numerosos analistas aseveraron, dependientes o no de la chayotera lista de raya; que los votos para el de Guanajuato representaron la exigencia de una “alternancia” en el gobierno para desplazar al PRI del poder usurpado desde Álvaro Obregón a Ernesto Zedillo (80 años).

Sacudidos por el hartazgo, empujados por el deseo de mejor opción o porque el candidato tricolor fue algo decorativo; lo estridente de aquel proceso fue la especie de letanía, un rosario entonado por el exejecutivo de Coca Cola Company quien de sobra se comprometió a investigar, perseguir y castigar a los priistas perversos a quienes tildó de “alacranes, tepocatas, víboras prietas y roedores” aspirantes a ser machacados por el panista que, tal consta, lejos de cumplir su ofrecimiento se allanó a los venenosos reptiles que quitados de la pena continuaron haciendo de las suyas.

La clase política azul desde el punto de vista estratégico, se maquilló el rostro de la estridencia ultra reaccionaria por uno moderado permitiéndole, frente a sus semejantes ideológicos pero agazapados en las cavernas, asumirse el “fiel de la balanza” o conciliador de las ideas enemistadas a través, por cierto, del más puro pragmatismo repartidor de huesos o negocios que, cuando carecen del sustancioso condimento (como ahora acontece) la derecha en conjunto afila el hacha contra el “peligroso comunista” López Obrador, de suerte que los Yunques, Opus Day, fundamentalistas católicos, oscurantistas neoliberales, exaltadores de los gringos y hermandades conexas; lo mismo piden a Trump se prepare ante una invasión de México, que advierten sobre el “rumbo socialista” impuesto por la 4T hasta, rematar, llamando al pueblo y Ejército a dar un golpe de Estado. Ya el doblar de las campanas por medio del insulto, rumores e intrigas se tejen aparte…

DLXXX.- Lo vinculado a lo político nos lleva a temas económicos que generalmente terminan en desequilibro social, corrupción, impunidad y más contagios de lo mismo cuando no de lo peor que, reitero, deberían ser valorados a la hora de elegir candidatos que conformaran el aparato ideológico del Estado.

Bienvenidos al oportunismo político en tiempos del Coronavirus.
Sabías que: Comprobaron que la marihuana lleva a las células cancerígenas al suicidio.

Hasta la vista.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR