OPINIÓN PORTADA

VISITA PASTORAL A IGUALA EN 1687

A 21 de julio del 2020

La visita pastoral es la actividad que realizan los obispos para fortalecer la fe católica de sus feligreses y de supervisar las actividades del clero en las parroquias que comprenden la diócesis a su cargo. Esta actividad fue promovida en el Concilio de Trento y después ratificada en la Nueva España en 1585, durante el Tercer Concilio Provincial Mexicano.

Una de estas visitas, de las mejor documentadas, fue la realizada por el prelado Francisco de Aguiar y Seijas y Ulloa (1632-1698), titular del Arzobispado de México desde el 2 de enero de 1682 hasta el 14 de agosto de 1698. 

Esta jurisdicción eclesiástica abarcaba de Tampico hasta Acapulco, siendo considerada la más extensa, la de mayor población y la más diversa del imperio español en sus dominios de América.

Imagen tomada del Atlas Eclesiástico del Arzobispado de México (1767)

A pesar de estas características el arzobispo Aguiar hizo el recorrido y según sus informes lo realizó en un lapso de cuatro años, dividido en cinco viajes.

  • El primero fue de noviembre de 1683 a junio de 1684.
  • El segundo de noviembre de 1684 a noviembre de 1685.
  • El tercero de noviembre de 1685 a abril de 1686.
  • El cuarto de diciembre de 1686 a abril de 1687.
  • El quinto de noviembre de 1687 a enero de 1688.

En este último planeó visitar al Sur y llegar hasta Acapulco.

El itinerario lo inició en San Agustín de las Cuevas (Tlalpan), encaminándose hacia Cuernavaca y después a la región suriana donde visitó las poblaciones de: Zumpango del Río, Tlaxmalac, Atenango del Río, Tuliman, Oapan, Mezcala, Palula, Tepecoacuilco y Tuxpan.

Su llegada a Iguala fue entre el 26 y 27 de diciembre de 1687.

Esta ruta por el Sur se dificultó por el clima caluroso y la pésima condición de los caminos, obligando a la comitiva a efectuar los recorridos por la noche y utilizar a veces el uso de balsas para cruzar los caudalosos ríos que cortaban las veredas.

De los datos reportados por el arzobispo, en el caso de Iguala, señaló la existencia de 403 fieles y que tenían dos cofradías: la de Nuestra Señora de la Asunción y la de Nuestra Señora.

Además, en Tuxpan autorizó a los naturales recolectar limosnas para la construcción de su iglesia. Al parecer, por agotamiento, en Iguala decidió suspender el recorrido a Acapulco y optó por regresar a la Cd. de México.

Su retorno lo hizo por Taxco y existe un registro de su presencia en este lugar, en el libro parroquial de casamientos en Santa Prisca (1687-1703), de fecha 29 de diciembre de 1687.

Ahí recibió el Año Nuevo de 1688 y permaneció varios días para recuperarse. Cabe mencionar que ya había visitado Taxco en enero de 1685 durante su segundo recorrido.

OPINIÓN

HAZLO EN CASA

SALUD Y BIENESTAR